Casarse ante un notario significa participar en un acto de amor y compromiso frente al Estado y la sociedad en general, que, además de significar el anhelo de compartir una vida juntos para amarse, respetarse y apoyarse en todo momento, significa la adquisición de algunos derechos y obligaciones legales como sociedad conyugal, la cual queda constituida tras el matrimonio civil.

Ir al contenido